5 claves para alimentarse bien en la oficina

6829312011_063f9e6077_z

Pasar al menos ocho horas en la oficina puede convertirse en una amenaza para tu silueta si no sabes cómo hacer frente a esta situación. La falta de tiempo para comer, preparar o elegir alimentos saludables es uno de los principales motivos que llevan a descuidar la dieta. Sin embargo, una larga jornada de trabajo no debe convertirse en excusa para abandonar los buenos hábitos alimentarios. Aquí tienes las claves para mantener una alimentación sana aún si tienes que pasar muchas horas en la oficina:

  • Tómate tiempo para almorzar.El almuerzo es una de las comidas principales y, como tal, no es recomendable pasarla por alto. Dedicar unos minutos a la pausa del mediodía te ayudará a desconectarte de las obligaciones y renovar energía y nutrientes para el resto de la jornada. Deberías tomarte al menos 30 minutos para comer, si es posible acompañado de colegas o compañeros de trabajo. Lo ideal es fijar un horario para el almuerzo y respetarlo.
  • Elige un lugar para comer.Olvídate de almorzar frente a la computadora mientras terminas con el trabajo pendiente. Debes aprovechar este momento para hacer un alto en las actividades. Cuando comes mientras trabajas no centras tu atención en la comida y no controlas la cantidad ni la calidad de los alimentos, lo cual favorece el aumento de peso. Si almuerzas fuera de la empresa debes elegir algún lugar cercano que ofrezca múltiples opciones que te permitan dar variedad a tus menús. Si el almuerzo lo realizas en la empresa debes contar con un lugar específico para ello.
  • Evita el exceso de café.Una taza de café nos mantiene atentos, reduce la fatiga y ayuda a mantener la concentración. Sin embargo, bebido en exceso puede provocar irritabilidad, nerviosismo, insomnio y empeorar la ansiedad y el estrés. Esto se debe a que la cafeína es una sustancia excitante del sistema nervioso que en exceso puede causar dependencia. Sustituir el café tradicional por su versión descafeinada o infusiones de hierbas frías o calientes es una buena decisión para mejorar tu alimentación.
  • Snacks saludables.Trata de tener siempre a mano opciones saludables para saciar tu apetito y tu ansiedad. En la heladera puedes tener yogur, frutas frescas, ensalada de frutas. En el cajón del escritorio: nueces, almendras, barritas de cereal. Estarás incorporando nutrientes fundamentales para una buena salud y un óptimo rendimiento.
  • Mantente hidratado.Asegúrate de beber abundante cantidad de líquidos para mantener una correcta hidratación. El agua será la bebida de preferencia, seguida de los jugos de frutas. Evita los refrescos, principalmente aquellos ricos en cafeína como las bebidas cola.

Siguiendo estas recomendaciones es posible alimentarse bien e incluso adelgazar comiendo en la oficina. La planificación es necesaria para contar con los alimentos adecuados en el momento oportuno y saber qué estrategias utilizar en los momentos difíciles. La decisión de hacerlo es fundamental y solo depende de ti.

 

Lic. Marisa Rodríguez · nutricionista

Foto: Victor1558